15 años desde que nací.
15 años desde que aprendo a conocerte,
cada vez más infinito y misericordioso.
15 años desde que mi corazón late por ti.
15 años de rosas y espinas, sonrisas y errores.
15 años desde que cada mañana me despierto y
sale el sol, como el amor por ti en mi corazón.
15 años en la alegría de mi familia.
15 años desde que descubro cada día algo más en mí
y sobre todo me regalas granitos de infinito.
15 años de aventuras. ¡Cuántas junto a Ti!
Las mejores.
15 años desde que mi corazón late por ti, entre altos y bajos.
15 años desde que cada vez que estoy triste devuelves
la sonrisa a mi boca.
15 años de oración, no siempre constante, pero lo máximo posible con el corazón.
15 años vividos contigo.
Espero continuar creciendo al lado de mi Señor.
15 años.
Gracias por vivir.
Infinitas gracias.

No! No, non arrenderti, affidati a Dio